cielo algo nublado | 8°C | 81%
lunes 21 de septiembre de 2020
[i]  usuarios conectados
cwsp cwsp
notisp notisp
 Usuario anónimo » identificarse 

San Pedro - Eventos


Exitosa edición del Festival "MASTAI" en San Pedro

Imagen de Exitosa edición del Festival

Este pasado fin de semana se llevó a cabo con un rotundo éxito el Festival “Mastai” 2012, con una notable afluencia de visitantes a nuestra ciudad, para disfrutar de la presencia de La Vela Puerca, Ciro y Los Persas, Manu Chao, entre otros, y la presencia de la banda local “Viento Rítmico”. La jornada transcurrió sin problemas según informes de las autoridades locales. Cerca de 40000 personas vibraron con el festival, el cual fue todo un éxito. A continuación presentamos un informe de Ezequiel Ruiz, para el Suplemento Si! de Clarín.

En la lengua mapuche, se le dice 'mastai' al encuentro de los cuatro puntos cardinales. Ayer, sábado, el Mastai fue en el Balneario Municipal de San Pedro (a 160 km. de Capital Federal): la primera edición del festival juntó a cuarenta mil personas de los cuatro costados del país para ver a Manu Chao, Andrés Ciro, La Vela Puerca, Nonpalidece, Raly Barrionuevo y otros que fueron pasando en casi nueve horas de jornada.

Con el Paraná de testigo, se montaron dos escenarios principales (Norte y Este) sobre un gran espacio de arena (la suficiente como para andar descalzos, pero no tanta como para evitar convertirse en polvillo al primer pogo), más otro al Oeste, en un Vía Crucis afuera del predio, donde La Chilinga dio un taller de percusión en el que cualquiera podía anotarse para aporrear tambores. Y al Sur, un espacio verde copado por malabaristas y clowns.

Mientras el sol salía y se escondía (pero el calor no aflojaba), las tribus fueron llegando. Dreadlocks, crestas, flequillos, chicas pin-up de piernas tatuadas, remeras negras, borcegos... lo que se ve en cualquier festival. Y si bien el Mastai funcionó con la misma lógica de "cualquier festival", en el sentido en que los hits llegan a medida que avanza el día, se diferencia de casi todos los demás por no contar con sponsors. Las marcas aparecían solamente cuando uno elegía comprarse algo en las barras, ya fuera cerveza, fernet, gaseosas, agua o hamburguesas.

A medida que fue cayendo el público, hubo acción: el reggae-lover de a ocho propuesto por los locales Viento Rítmico, con dos voces femeninas al frente; la bossa-indie de los sorprendentes Mombojó, provenientes de Recife, Brasil; los cuelgues instrumentales casi stoner de los Caperucita Coya ("No todas las bandas nuevas deprimen, gente", tiró Tomás, el bajista); o la fiesta balcánica, cada vez más en alza entre el público local, propuesta por la Orchestre International Du Vetex, visitantes de Bélgica.

Cada escenario contaba cronómetros en cuenta regresiva, marcando el tiempo estipulado para cada banda. A cuatro minutos del final, los Jauría cerraron con la versión A77aque de No me arrepiento de este amor (Gilda); y Micky Rodríguez tiró las últimas notas del set de La Que Faltaba cuando ya estaba en cero. En chupines rojos, el canoso presentó temas de Voy, debut de su nuevo proyecto, pero apeló al recuerdo piojoso con sus versiones de “El balneario de los doctores crotos”, la propia “Fijate” y “Todo pasa”. Le rindió, porque las bandas pelaron los trapos de antaño, a modo de agradecimiento.

Dos más de estreno: primero La Vela Puerca, que Mecharon temas del doble Piel y hueso (2012) con clásicos como Llenos de magia, Mi semilla y el grand-finale murguero de José sabía. Al costado del escenario, un globo aerostático se inflaba y amagaba con despegar, mientras que al Este, Raly Barrionuevo mostró su cepa cancionera y dura, y justificó su espacio en un festival esencialmente rockero con las canciones de Rodar, su último disco.

A las 9 de la noche casi en punto, apareció Andrés Ciro en compañía de Los Persas. De camisa a cuadros rojos y blancos, casi grunge, el ex piojo mayor revalidó su magnetismo con un clásico show suyo: casi dos horas de rock acentuadas en sus gestos de actor y el alto feedback que tiene con su público, ese que sabe las letras mejor que el cantante ("No me sé la de Tan solo y quieren que me aprenda otras", tiró), que corea sus onomatopeyas y que no para de saltar (en el pogo, como una fan más, estaba Katja, la hija mayor de Ciro). En lo musical, su lista de temas se ve engrosada con los nuevos del recién salido 27, siendo Héroes de Malvinas (el homenaje que le faltaba) el más festejado. Pero también hubo de Espejos (Insisto, Vas a bailar, Chucu-chu) y, claro, de Los Piojos, como Ando ganas, Fumigator y El farolito, con Micky Rodríguez como invitado (también tocó en Antes y después). Mientras Ciro cerraba su set, un pibe se subió hasta lo más alto del escenario Este, lo que tensó las cosas en el detrás de escena: policías, médicos y personal del festival intentaban convencerlo de que baje, que no arruine la noche. Y lo lograron, aunque retrasaron el show de Nonpalidece, esperadísimo por la tribu rasta que llegó en masa.

Pero el momento llegó pasadas las once, cuando Manu Chao pisó por primera vez un escenario en San Pedro. Junto a Madjid (virtuosa guitarra flamenca), Gambeat (último bajista de Mano Negra) y Philippe (batería también manonegrina), presentó su (cada vez más endurecida y punk) versión de la rumba, subiendo y bajando el tempo y, al mismo tiempo, el baile. Entre sus temas firmados como solista y los de Mano Negra, se suceden sin distinción, uno detrás del otro y con una similitud continuada, lo que hace que parezca una única y larguísima canción de dos horas. En ese enganchadito hay homenajes (Mr. Bobby, La vida tómbola), advertencias (Peligro, Politik kills, Machine gun), líos en primera persona (Clandestino, Me llaman calle), amor (Me quedo contigo, Mi vida), y tanta esperanza como desesperanza: "Pase lo que pase, sea lo que sea, ¡a tu manera!", arenga varias veces por show. Dedica el show a los pueblos originarios (a escenario pelado, la única escenografía es una bandera wipala), a Mariano Ferreyra y le cede micrófono a diversos activistas que denuncias y pelean contra la megaminería en Argentina y América del Sur. En suma, un Manu Chao completo, en inglés y español, pero que cierra su show en francés (Les rues de l'Hiver) y árabe (Sidi h'bibi, cantada por Gambeat), justo cuando una pequeña tormenta caía sobre San Pedro.

 

Fuente: Ezequiel Ruiz, Suplemento Si! Diario Clarín

Fotos: Emmanuel Cappelletti, San Pedro Informa, Noticias San Pedro



Compartir en Facebook

Más en esta sección


Emotiva celebración por el Día Internacional de la Tercera Edad

tirofederal tirofederal
losrobles losrobles losrobles
hoteleser hoteleser hoteleser hoteleser hoteleser
mariana mariana mariana
donna donna
 
www.infoguiasanpedro.com® todos los derechos reservados ©2005 - 2012
san pedro · buenos aires · argentina