cielo algo nublado | 8°C | 81%
martes 22 de enero de 2019
[i]  usuarios conectados
cwsp cwsp
notisp notisp
 Usuario anónimo » identificarse 

San Pedro - Historia


El progreso y la conservación de los edificios históricos

Imagen de El progreso y la conservación de los edificios históricos

Desde hace unos meses, un grupo de vecinos manifiesta su preocupación al ver la desaparición progresiva de edificios que son rasgos característicos de nuestra ciudad, atentando contra nuestro patrimonio cultural, nuestra memoria, e -irónicamente también- contra nuestro progreso turístico. 

El desarrollo urbano se va configurando como resultado de la sinergia entre las distintas necesidades que van surgiendo en un pueblo a lo largo de su historia, muchas veces en conflicto. De pié en la segunda década del milenio, San Pedro comienza a madurar su perfil productivo turístico, con un mayor volumen de inversión en emprendimientos de servicios, comercio, construcción y por lo tanto, operaciones inmobiliarias. Su población creció un 30% en 10 años y este rápido crecimiento hizo emerger nuevas dificultades que han requerido de rápidas tomas de decisiones por parte del estado. Atendiendo a estas urgencias, quedó relegado un problema no menos importante, el de la conservación de nuestro patrimonio histórico, cultural y estético.

Arquitecturas predominantes en la ciudad de San Pedro 

Entre 1880 y 1930, durante el período liberal y en plena vigencia del modelo agroexportador, la República Argentina consolida el proyecto de Nación y sienta las bases para su desarrollo como país urbano. Ajustándose a estas circunstancias, nuestras ciudades cambiaron bruscamente su paisaje construido, al ritmo que las nuevas necesidades políticas, económicas, institucionales, sociales y en general culturales imponían. No sólo las grandes ciudades –la Capital Federal, las capitales provinciales u otros centros de gran importancia regional- tuvieron que responder a los requerimientos del nuevo orden. Aglomeraciones de rango intermedio y aún pequeño, necesitaron acomodar y, más frecuentemente, construir, nuevos edificios con programas y tipologías, muchas veces de carácter inédito. Como cabecera de una importante zona de producción agrícola del litoral pampeano, la mayor parte del patrimonio arquitectónico de la ciudad de San Pedro que se conserva, pertenece a este período. Los eclecticismos academicistas que aportaron la imagen institucional o de gobierno de muchas ciudades argentinas no tienen ejemplos destacables en el casco urbano de San Pedro. Tampoco la arquitectura de la modernidad centroeuropea de entreguerras tiene exponentes destacables. En cambio, la gran expansión y consolidación urbano que se dio entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX dejó su huella en numerosos ejemplos de arquitectura italianizante. Aunque bastante más escasas, algunas variantes de los modernismos finiseculares, originados en Bruselas, París o Viena, aparecen representados en edificios de gran calidad. Por último, en el concierto general del eclecticismo argentino de las décadas de 1920 y 1930, viviendas y alguna sede institucional responden a las poéticas del neocolonial y el art déco. Sin pretender agotar el tema, las notas que siguen buscan dar una idea de la variedad y calidad de este patrimonio, a través de su referencia estilística en algunos ejemplos. 

Arquitectura colonial española 

No quedan muchas muestras vivas de esta arquitectura. En el casco urbano el edificio más destacable de este estilo es la casona “1830” de Mitre y Liniers, no se sabe exactamente su fecha de construcción pero ya existía en los primeros planos de San Pedro que datan de 1824. Al igual que otras viviendas coloniales de la provincia, su diseño está orientado a la funcionalidad y la robustez con algunos pocos ornamentos barrocos. Originalmente se extendía por casi toda la cuadra hasta donde está hoy el edificio de la Liga Deportiva. Su ingreso principal era el de la esquina de la manzana con dos ingresos laterales para carruajes que daban a un patio interno. Habitaciones de servicio, letrinas y taller de herrería estaban dispuestos convenientemente al otro lado del patio.

Hoy corre riesgo de demolición, su nuevo dueño ha sugerido tener proyectada su reforma contemplando y poniendo énfasis en la conservación de su estilo original, pero se debe considerar que cualquier intervención mecánica sobre su estructura asentada en barro, hará peligrar el conjunto de ella.

La arquitectura de expresión italiana

Fue la arquitectura predominante de muchas ciudades argentinas durante la segunda mitad del siglo XIX. Sin dudas, el edificio de mayor relevancia en esta corriente es la propia Municipalidad de San Pedro. Ubicada en el predio del antiguo monasterio franciscano que dio origen a la ciudad, la construcción de fines del siglo XIX responde al modelo de palazzo comunale toscano de fines del siglo XIV. También la cárcel y comisaria contiguas al edificio municipal, sobre la calle Hipólito Irigoyen.

La Catedral de Nuestra Señora del Socorro, emplazada en un extremo de la Plaza Constitución es neoclásica, de corte italianizante, y probablemente sea el edificio que conserva el valor patrimonial y afectivo más significativo para los sampedrinos. Su bien proporcionado pórtico de entrada, cierra una de las visuales de la plaza, mientras que en el extremo opuesto se emplaza el esbelto campanario, inusualmente ubicado en el ábside. Neoclásica también es la Sociedad Rural de San Pedro, en Carlos Pellegrini 357 y la Capilla de San Roque, en Moreno 940.

A la misma poética y contemporáneo a la Municipalidad pertenece, claro está, el edificio de la Sociedad Italiana “Unione e Benevolenza”. De dimensiones modestas, destaca el atrio con rejas que se abre a la calle Bartolomé Mitre. Resulta evidente que en la consolidación urbana de San Pedro hacia fines del siglo XIX, la poética italiana en la arquitectura tuvo un rol destacado. Así lo demuestran varias viviendas unifamiliares que, en diferentes grados de conservación, un perviven como muestras de aquel período. Entre ellas figuran las casas ubicadas en las calles Irigoyen 95 y Mitre 623. Importante por su calidad de conjunto, aunque muy deterioradas en la actualidad son las viviendas de la esquina de Moreno y Belgrano. Se trata de cinco casas de las que se conserva poco más que sus fachadas (algunas, lamentablemente “recicladas”) y que en la actualidad albergan diferentes locales comerciales o se encuentran abandonadas.

Antiguas casas de este estilo, en la actualidad son también establecimientos comerciales pero que han mantenido su aspecto original, al menos en lo que respecta al exterior, como la confitería de Pellegrini 902, la pizzería de Belgrano y Balcarce y la discoteca Pellegrini al 400. También la sede del diario La Opinión en San Martín 73.

De comienzos del siglo XX son las tres viviendas ubicadas en Bartolomé Mitre y Tucumán y el centro de comercio en la esquina de Mitre y San Martín, entre muchas viviendas de San Pedro que aún conservan su programa original, como aquella ubicada en la calle Oliveira César 37, con elementos neobarrocos.

Mucho más tardía, de fines de la década de 1920, es la Escuela Normal que tuvo y tiene trascendencia regional. El edificio, que ocupa un gran predio con frente principal a la calle Bottaro, puede incluirse dentro de la corriente italianizante, pero sus fachadas conservan rasgos neoclásicos dentro de una matriz decorativa ecléctica.

La arquitectura modernista

Como se dijo, se trata de unos pocos ejemplos que, sin embargo, despiertan interés por su calidad y en algunos casos, porque no decirlo, por su rareza.

En primer lugar debe mencionarse a la Escuela Domingo Faustino Sarmiento, en la calle Mitre 402, ubicada en uno de los ángulos de la Plaza Constitución. Se trata de una construcción importante, que adopta en su fachada los esquemas decorativos de la Sezessión, una de las variantes del modernismo, originada en Viena durante la última década del siglo XIX. Resulta importante destacar que esta arquitectura, aunque utilizada en forma epidérmica por la Dirección General de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires, buscaba expresar a través de su lenguaje, una modernidad propia de un establecimiento escolar, promocionando la idea de progreso intelectual.

Acaso menos sujetas a expresiones teóricas y más relacionadas con el gusto de los comitentes algunos casas de San Pedro presentan poéticas modernistas de gran interés. Es el caso de la vivienda y galería de exposiciones que perteneciera al artista Pedro Suñer devenida en centro de belleza de la calle Pellegrini 90, en la manzana contigua a la Municipalidad. Tomando la esquina la casa, obra de los arquitecto Gracia y Porta según registra la fachada, contiene todos los elementos del art nouveau de origen belga. Muy interesantes son los bellos vitrales del jardín de invierno en el acceso principal y la composición general asimétrica y completamente liberada del canon académico que presenta el edificio.

Otros ejemplos de rasgos modernistas, más o menos conspicuos y distribuidos en la composición ecléctica de las fachadas aparecen en las casas de Pellegrini 45, Belgrano 702, en las dos viviendas de Belgrano 755/775 y en Ayacucho 180.

Arquitectura neocolonial y arquitectura art déco

La arquitectura neocolonial tuvo su desarrollo en algunas ciudades argentinas, desde comienzos de la década de 1920 hasta fines de la de 1940, como resultado de la búsqueda de un estilo que fuera expresión de la cultura argentina. Bajo la tutela ideológica de escritores nacionalistas como Leopoldo Lugones, Manuel Gálvez y, especialmente, Ricardo Rojas, muchos arquitectos y constructores, reeditaron la mecánica ecléctica en formas y decoraciones de pasadas construcciones de filiación española. o hispanoamericana.

El Club de Pelota de San Pedro, con su asimétrica fachada y el bien equilibrado balcón sobre la calle Pellegrini 555 es seguramente el edificio más notable de esta corriente en la ciudad. La pintura blanca en la paredes, con cornisas y ornamentos de color ocre y carpinterías en verde oscuro, suelen identificar este tipo de arquitectura, aunque este procedimiento responda más al gusto de los propietarios que a una verdadera imposición estilística.

Otros ejemplos son la vivienda en Balcarce 295 y las muy curiosas casas en Bartolomé Mitre 140 y en la esquina de Mitre y Arnaldo, donde se mezclan ornamentos del Renacimiento Español con detalles de arquitectura italianizante.

Con un desarrollo bastante contemporáneo al neocolonial la arquitectura art déco, llega a nuestro país a partir del año 1925, fecha de la Exposición Internacional de Artes Decorativas de París, de la que tomó su nombre. La ornamentación en “zig-zag”, los “retranqueos” o escalonamientos en perfiles y fachadas y cierta ornamentación “maquinista” y algunas veces naturalista concentrada en lienzos de la fachada son característicos de este tipo de arquitectura. Desde las escenografías teatrales, hasta las formas arquitectónicas egipcias, asirias de algunas culturas precolombinas se han considerado como fuentes de inspiración del art déco, considerada paradójicamente para su época como una arquitectura “futurista”.

En San Pedro, los ejemplos que subsisten pueden ubicarse hacia mediados de la década de 1930. Una suerte de pequeño “enclave” art déco puede observarse en los alrededores de la esquina de Mitre y Balcarce, a pesar de los perfiles decorativos, ocultos por los carteles comerciales o mutilados por las reformas posteriores. Hace pocos años se demolió la vivienda de Moreno y 25 de Mayo, que era la última casa que conservaba plénamente este estilo, se impone hoy un ecléctico y funcional edificio de varios pisos.  

Hasta aquí una muy somera referencia a las variantes estilísticas del patrimonio arquitectónico sampedrino, por supuesto que han quedado fuera de las referencias muchas edificaciones significativas. Sin embargo, la valoración patrimonial no puede establecerse sólo a través de parámetros estéticos. Existen condicionantes intangibles que se recuperan y acrecientan a través de la memoria urbana de una determinada ciudad, de sus ritos, tradiciones o simplemente en las costumbres diarias.

En este sentido, nadie puede dudar que el bar Butti, o directamente “el Butti” en la esquina de Mitre y Obligado, es una pieza clave en este esquema patrimonial, hasta convertirse en toda una referencia geográfica. Tampoco es posible entender su sistema simbólico excluyendo de la lista aspectos más cotidianos (o comestibles) como los naranjos que perfuman algunas calles en la primavera, o las ensaimadas que nos tientan desafiantes desde las vidrieras de las panaderías de San Pedro.

Principales ordenanzas relacionadas a la protección del patrimonio edilicio y urbanización

Ordenanza Nº 3.899/85: Declara de interés histórico una serie de edificaciones, especificando su ubicación, denominación y año de construcción. Establece la obligatoriedad de denunciar ante la Comisión Amigos del Museo “Fray José María Bottaro” la existencia o hallazgo de túneles, sótanos, construcciones subterráneas, vestigios arqueológicos y yacimientos paleontológicos, los cuales no deben ser destruidos.

Ordenanza Nº 4.956/97: Crea la Comisión Municipal de Protección del Patrimonio Cultural de San Pedro con el objeto de proyectar ordenanzas definitivas que reglamenten el cuidado y la preservación de la configuración de la ciudad y todo su patrimonio cultural.

Ordenanza Nº 5.184/00: Modifica la ordenanza Nº 3.609/78 (Ordenamiento Territorial) con el objetivo de proteger el patrimonio histórico en Vuelta de Obligado. Establece medidas para resguardar las fachadas originales del pueblo y evaluar las construcciones o emprendimientos a realizarse, de modo de lograr un progreso que no altere su fisonomía.

Ordenanza Nº 5.164/00: Afecta una franja de Reserva Municipal sobre ambas márgenes de la calle Rómulo Nahón entre Juan B. Justo y Bv. 3 de Febrero, destinadas a contener la futura Avenida de Circunvalación de San Pedro. De esta forma se garantizan los espacios que en el futuro requerirán las avenidas que enmarcan el área urbana de San Pedro y se prevén las necesidades de espacio que demandarán las futuras urbanizaciones.

 

Link de interés: Comisión de vecinos por la preservación de edificios históricos

FUENTE: Relevamiento Ambiental y Urbano de San Pedro (2002). Universidad Nacional de General Sarmiento.

Agradecimientos a Kike Sierra y Verónica Farabollini por su aporte desinteresado.



Compartir en Facebook

Más en esta sección


Nueva aparición de fosiles en nuestras tierras: brazo de toxodón atacado por termitas milenarias

Nuevo hallazgo en el Paraná: una antigua moneda rosista

Hallan navío de la Batalla de Obligado sumergido en el Río Paraná

Hallazgo de una milenaria cornamenta de ciervo

Nuevas evidencias de acciones bélicas despues de la Batalla de Obligado

tirofederal tirofederal
losrobles losrobles losrobles
hoteleser hoteleser hoteleser hoteleser hoteleser
mariana mariana mariana
donna donna
 
www.infoguiasanpedro.com® todos los derechos reservados ©2005 - 2012
san pedro · buenos aires · argentina