cielo algo nublado | 8°C | 81%
domingo 22 de septiembre de 2019
[i]  usuarios conectados
cwsp cwsp
notisp notisp
 Usuario anónimo » identificarse 

San Pedro - Historia


Fiebre amarilla y cólera: flagelos que azotaron a nuestra comunidad a mediados del siglo XIX

Imagen de Fiebre amarilla y cólera: flagelos que azotaron a nuestra comunidad a mediados del siglo XIX

El 26 de abril de 1858 se reunieron en sesión extraordinaria los municipales V. Cané, J.J Arroqui y Gaffarot con el presidente del cuerpo señor E. Arnaldo, quien expuso que el motivo que había ocasionado esa reunión era la información que se tenía en la población acerca de que “la fiebre amarrilla se ha desarrollado y reina actualmente en la Capital del Estado, que en su consecuencia deseaba que la Municipalidad adoptase algunas medidas tendientes a evitar el contagio”.

El resultado fue el nombramiento de una Comisión compuesta por los doctores Gaffarot, Camelino y Dávila que bajo la presidencia de éste debía encargarse inmediatamente de presentar un proyecto sobre las medidas higiénicas más convenientes que debían tomarse en la población.

Lo primero que se de dispuso fue formar un Lazareto en la quinta de Carlos Villar estableciendo además que quienes vinieran en Buques, Vapores u otra embarcación con destino a San Pedro, debería seguir hasta Obligado donde se le solicitaría a Plácido Obligado y en caso de negarse al señor Cuenca, alguna casa en el lugar para aquellos pasajeros que debían trasladarse allí y permanecer “en una cuarentena de observación”; pidiendo por otra parte a los pobladores del lugar se trasladaran a sus estancias, para evitar el contagio.

Se dispuso además la construcción de un galpón de 16 varas de largo por 6 de ancho, designándose a Manuel del Pardo, Norberto Dávila y Pedro Escola para cumplir con el fin indicado.

Don Pastor Obligado se excuso sobre el pedido en tanto que en la zona de Espinillo el señor Villar puso su quinta a disposición para que se levantara allí el Lazareto y se dispusiese la presencia de una guardia para evitar que los pasajeros mencionados pudieran fugarse.

En la población quedó una muy triste impresión por la cantidad de muertos que hubo como consecuencia de dicha epidemia que volvió a repetirse medio siglo más tarde.

Corría el último cuarto de siglo y San Pedro se mostraba cada vez más pujante, empujado por el gran aluvión inmigratorio que registraba el país. Su población había pasado de los escasos 1300 habitantes al momento de iniciarse la etapa organizativa nacional a 3870 en el comienzo del período de referencia, de los cuales aproximadamente 2300 vivían en el pueblo, alarmados por la presencia en él de una enfermedad originaria de la India, muy contagiosa, por otra parte, como lo era el cólera.

Entonces como ahora, dadas las características de la enfermedad que se difunde y extiende más fácilmente entre los pobladores que no se esmeran demasiado por respetar las leyes de higiene, se hizo imprescindible la toma de medidas extremas para luchar contra semejante flagelo, atento a las condiciones precarias en que vivía el grueso de los pobladores.

Tiempo después nos encontramos con que el 20 de enero de 1874, los municipales Arnaldo, Muro, Mamberto y Obligado, bajo la presidencia del municipal Mulet, se reunieron en sesión extraordinaria ante las noticias alarmantes que llegaban de Buenos Aires, a fin de adoptar algunas medidas tendientes a poner a la población en las mejores condiciones de prevención higienica, para evitar la propagación de la epidemia.

Se acordó nombrar 4 comisiones de higiene con vistas a realizar inspecciones domiciliarias ordenando la limpieza y todas aquellas medidas necesarias para poner a la población en buen estado de higiene.

Para ello se dividió la traza del pueblo en 4 secciones por medio de las calles Tala (hoy Oliveira Cézar) y Constitución (hoy Mitre), correspondiendo el ángulo norte a la sección 1era a cuyo frente estarían los vecinos Miguel Della cella como presidente y don Moisés Novillo, Domingo Larco, Sinfuniano Gil y José Caroni como vocales.

La 2da sección se conformaría con la población comprendida dentro del ángulo oeste que formaban las calles mencionadas, teniendo como presidente a Gerónimo Echepare y como vocales a Manuel Artola, Pablo Corti y Manuel del Pardo.

La 3era sección correspondería a la parte del pueblo cuyo ángulo miraba hacia el sur, estando compuesta la comisión por Constantino Vélez Sársfield como presidente y Miguel Briasco, Pedro Domínguez y Antonio Altolaguirre como vocales.

La 4ta sección la conformaba el sector que miraba hacia el este a cargo del vecino Rafael Fernández como presidente y Pedro Alfaro, Guillermo Gunstche, José Della Cella y Pablo Ratto como vocales.

Es en esas circunstancias que se incorpora como nuevo municipal un profesional de la medicina que tendría destacadísima actuación en la lucha contra esta temible enfermedad, nos referimos al Dr. Emilio Ruffa, cuya valiosa actuación en beneficio de la población ha sido profundamente reconocida, por lo mucho que hizo por la salud y las instituciones sociales de su época, a tal punto que habría de costarle la vida, a tal punto que habría de costarle la vida a este destacado benefactor.

Su muerte fue el factor desencadenante para que otro profesional, el Dr. Abel R. Nocetti, que actuaba en el Hospital Italiano fuera visitado por un grupo de la Sociedad Italiana, para interesarlo en la prestación de sus servicios en nuestro pueblo.

 

Fuente: "Historia Documental de San Pedro", Tomo III, "Del pueblo a la ciudad", 1854-1907

Américo R. Piccagli, Ed. Rafael de Armas y Asociados



Compartir en Facebook

Más en esta sección


Nueva aparición de fosiles en nuestras tierras: brazo de toxodón atacado por termitas milenarias

Nuevo hallazgo en el Paraná: una antigua moneda rosista

Hallan navío de la Batalla de Obligado sumergido en el Río Paraná

Hallazgo de una milenaria cornamenta de ciervo

Nuevas evidencias de acciones bélicas despues de la Batalla de Obligado

tirofederal tirofederal
losrobles losrobles losrobles
hoteleser hoteleser hoteleser hoteleser hoteleser
mariana mariana mariana
donna donna
 
www.infoguiasanpedro.com® todos los derechos reservados ©2005 - 2012
san pedro · buenos aires · argentina