cielo algo nublado | 8°C | 81%
miércoles 22 de mayo de 2019
[i]  usuarios conectados
cwsp cwsp
notisp notisp
 Usuario anónimo » identificarse 

San Pedro - Historia


Los ex combatientes de nuestra ciudad: la guerra les regaló la amistad y una misión

Imagen de Los ex combatientes de nuestra ciudad: la guerra les regaló la amistad y una misión

A 32 años de la Guerra de las Malvinas, conflicto bélico que disputaron Argentina y Gran Bretaña, un grupo de veteranos de nuestra ciudad brindó una nota al diario Clarín, contando sus vivencias en el teatro de operaciones, sus pareceres, y de como, de a poco se fue formando una organización incipiente, la Agrupación de Veteranos de Guerra de San Pedro. En la siguiente e interesante nota a continuación se podrá comprobar la veracidad del relato de los protagonistas, los cuales dan testimonio de la historia.

El asado cruje como una puerta sobre la parrilla, mientras el gigante Mingo Novaro casi se arrodilla para cuidarlo. Suenan carcajadas, copas que entrechocan. Javier Saucedo, el dueño de casa, abre su mesa y su corazón generoso; distribuye los chorizos y también la palabra. En el aire, la humedad del Paraná bruñe las paredes, los platos, los rostros. Un cable invisible de afecto, respeto y camaradería los conecta: son veteranos de Malvinas. Ocho de ellos llegaron allá como tiernos colimbas; regresaron como hombres. El otro fue a la guerra como un recio comando de la Infantería de Marina; volvió como un discapacitado al que le cuesta caminar, moverse y hablar, pero con el pecho ancho como un toro y repleto de medallas que delatan su valor en combate. Dos sobrevivieron al naufragio del crucero General Belgrano, otros dos le dispararon a los aviones ingleses desde las baterías antiaéreas del aeropuerto. Tres pelearon a tiro limpio contra el enemigo, pero sucumbieron contra los rigores del hambre, el frío y los castigos crueles de sus superiores en el Ejército. Uno asistió a los heridos en el buque hospital Bahía Paraíso, otro terminó abriéndose paso a bayonetazos.

“Algunos nos conocíamos de vista, otros se fueron contactando casi por casualidad. Sólo nos reunimos todos en 2002, cuando dos historiadores del pueblo nos juntaron porque querían hacer un monumento a todos los ex combatientes. Así empezamos”, cuenta Saucedo. “En San Pedro somos diez sobrevivientes, y dos caídos. Uno no quiso hablar nunca con nadie”, explica. Y de inmediato lanza una advertencia, que según dice es el secreto de su éxito: “Acá la política no entra.”

La idea de hacer el monumento los obligó a organizarse. Recogieron donaciones de comercios e industrias locales. Fue el principio. “Empezamos a hablar entre nosotros. A contarnos nuestras historias, cosas que no habíamos compartido nunca. De a poco, a través del tiempo”, dice Domingo Novaro, el grandote del asado.

Jorge Martínez y Raúl Ramírez empezaron a visitar los colegios para contar su experiencia como sobrevivientes del General Belgrano. “Hay que dar a conocer la historia, para aprender sus lecciones”, dicen. “Los chicos no tenían idea: uno me preguntó si yo había estado con San Martín”, se ríe Mingo.

Empezaron a surgir más ideas: la escuela 34 “Islas Malvinas” estaba caída; los veteranos salieron a pedir materiales y arreglaron la mampostería, los vidrios, la pintura. José Galbán, el viejo infante de marina sanpedrino que luego se estableció en La Plata, trajo otra iniciativa: hacer un museo con fotos, libros y cartas, pero también con armamento, equipos, vestimenta y objetos similares a los que las fuerzas argentinas usaron durante la guerra. “¿Qué tenemos, José?”, lo provocan los muchachos. “Una plataforma lanzamisiles, réplica de una balsa del Belgrano, varios misiles, una lancha de desembarco, un cañón de 40, cascos, portacargadores...” José sigue enumerando mientras sus amigos rompen en carcajadas. “Hay 84 libros sobre Malvinas, miles de fotos inéditas”, retoma Saucedo. “Aún no tenemos un lugar para armarlo. Habría un par de opciones, pero esperamos que el municipio nos ayude. Queremos que sea un espacio para la educación”. Mientras, consiguieron que la Armada les done un barco de guerra que iba a pasar a desguace, el ARA Irigoyen. Lo arreglaron, lo pintaron y lo abrieron al público.

En 2010 crearon la Asociación Veteranos de Guerra de San Pedro: con ese sello pueden hacer más cosas. Ya las planean.

 

De izquierda a derecha: Raúl Ramírez, Eduardo Afonso, José Galbán, Javier Saucedo, Jorge Andreeta, Sergio Cano, Jorge Martínez, Mingo Novaro y “Yiyo” Ancharek.

Fuente: Diario Clarín, 02-04-2014



Compartir en Facebook

Más en esta sección


Nueva aparición de fosiles en nuestras tierras: brazo de toxodón atacado por termitas milenarias

Nuevo hallazgo en el Paraná: una antigua moneda rosista

Hallan navío de la Batalla de Obligado sumergido en el Río Paraná

Hallazgo de una milenaria cornamenta de ciervo

Nuevas evidencias de acciones bélicas despues de la Batalla de Obligado

tirofederal tirofederal
losrobles losrobles losrobles
hoteleser hoteleser hoteleser hoteleser hoteleser
mariana mariana mariana
donna donna
 
www.infoguiasanpedro.com® todos los derechos reservados ©2005 - 2012
san pedro · buenos aires · argentina