cielo algo nublado | 8°C | 81%
martes 23 de julio de 2019
[i]  usuarios conectados
cwsp cwsp
notisp notisp
 Usuario anónimo » identificarse 

San Pedro - Historia


Santa Lucía, comienzos y desarrollo

Imagen de Santa Lucía, comienzos y desarrollo

La Familia Harrington-Culligan heredó de sus padres las distintas parcelas de campo que componían la estancia El Descanso, salvo José Demetrio que las recibió en vida de aquellos y las vendió a la Compañía Argentina de Tierras del Norte fundada en 1905 y asociada a la constructora del ferrocarril, escriturándolas con fecha 19 de febrero de 1906.

La compañía encargada de la venta de tierras efectuó la subdivisión y loteo de las 80 cuadras a fin de proceder a su venta entre quienes obligadamente debían establecerse en el lugar por ser empleados de la empresa ferroviaria y también entre aquellos interesados en establecerse en la naciente planta urbana.

El proyecto ferroviario avanzaba muy rápidamente hacia diciembre de 1906, por lo que se decretó la autorización para extender la línea desde el km 4 hasta el 240.

Por él, los dueños de los campos perdieron parte de los mismos, por donde debía pasar el tendido de la nueva línea, pero se vieron favorecidos con las facilidades que significaba la comodidad del transporte de su producción y el nuevo valor que adquirieron sus establecimientos.

Los trabajos fueron rápidos, ya que a pocos meses de iniciada la obra, comenzó a correr el primer tren de prueba, teniendo como fecha efectiva de apertura del servicio público el 1 de mayo de 1912. Junto a estos trabajos, se realizaban los mismos que corresponden a la estación ferroviaria y demás dependencias necesarias, una vez terminada la misma, los directivos decidieron bautizar la estación con el nombre de Lucía Vicenta Culligan, esposa de Juan Harrington-Culligan, pionero de los pobladores irlandeses del lugar.

La iniciación de las actividades comerciales dio lugar a la realización de una gran fiesta popular, centralizada en un gran asado realizado en las proximidades de la nueva estación ferroviaria.

La aprobación por parte de Geodesia, se efectuó el 8 de noviembre de 1907, y la inauguración de la estación tuvo lugar exactamente una semana después, el 15 de noviembre.

El implemento del nombre de Santa Lucía a la estación ubicada en el Km 104 se aprobó oficialmente el 16 de enero de 1909.

El primer poblador de la planta urbana que se constituyó en el lugar, fue don Juan Pedro la Salle, de origen francés y con algunos conocimientos en el ramo del comercio, que poco tiempo más tarde tuvo oportunidad de esgrimir al tomar la representación de la compañía encargada de transferir o vender las tierras adquiridas para la urbanización prevista del lugar. Fue el primero en establecerse en el lugar con un comercio con comodidades para pasajeros, circunstancia esta que era utilizada no solo por quienes llegaban a utilizar los servicios del tren, sino también por aquellos que hacían etapa en dicho lugar para reponerse de los agotadores viajes desde zonas agrícolas de Pergamino o Arrecifes hacia San Pedro; aunque más tarde muchos utilizaban el servicio de trenes combinado que existía entre Pergamino y San Nicolás para trasladarse a San Pedro.

Don Pedro la Salle fue también pionero de esos almacenes de ramos generales de la campaña que tanto proliferaron en el país. Almacenes que se convirtieron con el tiempo en acopiadores y en Bancos, donde los productores depositaban sus ahorros y libraban órdenes de pago contra los mismos, utilizando muchas veces el crédito que les ofrecía para operar de ese modo, circunstancia esta que termino muchas veces con el embargo de los bienes del productor o la compra de los mismos por parte del fiador como parte de pago.

La población de Santa Lucía se inició con solo 48 manzanas y evolucionó de forma tal que algunos años más tarde ya se había formado un pueblo, motivo por el cual el Honorable Consejo Deliberante presidido por E. Marigliano y actuando como secretario Felipe Semino hijo, autorizaba al intendente municipal a reglamentar las funciones del delegado municipal, cargo creado por la Ordenanza N°153 dictada el 28 de diciembre de 1915.

Como complemento de la anterior determinación, en 1917, el intendente municipal Luis Felipe de Las Heras, teniendo en cuenta la acción ordenadamente desarrollada por la compañía encargada de la empresa ferroviaria, que había dividido aquellas manzanas en lotes, dejando calles y reservando espacios para usos públicos, tomo los recaudos necesarios para ejercer el control público promulgando un decreto cuyo contenido es el siguiente:

“Art.1°- Solicítese del Poder Ejecutivo de la Provincia requiera de la Compañía Argentina de Tierras del Norte Limitada, la escrituración de los terrenos destinados a usos públicos.
Art. 2°- Créase el alumbrado público en el pueblo de Santa Lucía por secciones.
Art. 3°- Llamase a licitación por treinta días contados desde la fecha, para suministro de luz por 10 focos luminosos de 500 bujías y más bujías efectivas de cualquier sistema por 10 años.
Art. 4°- Fijar un radio para el pago de compostura de las calles.”

Poco tiempo después, se creo el puesto de Médico Municipal y Policial con asiento en aquella población.

La población santalucense progresó muy rápidamente como consecuencia de haberse establecido en ella los talleres de reparación de máquinas ferroviarias y ser el único lugar en la zona donde las locomotoras podían dar un giro de 180° al utilizar un mecanismo especialmente construido para tal propósito.

En determinado momento se convirtió comercialmente en un importante competidor para la ciudad de San Pedro, motivo por el cual las disposiciones respecto de las construcciones en general se aplicaron del mismo modo que se lo hacía en la planta urbana cabecera del partido; de este modo fueron apareciendo ordenanzas creando y reglamentando el cementerio, el matadero y también autorizando una comunicación vía telegráfica entre dicha población y la cabecera del partido.

En 1923 se autorizó la instalación de una usina eléctrica para atender el alumbrado público y particular de la población.



Fuente: "Historia Documental de San Pedro", Tomo III, "Del pueblo a la ciudad", 1854-1907

Américo R. Piccagli, Ed. Rafael de Armas y Asociados. 

 
 



Compartir en Facebook

Más en esta sección


Nueva aparición de fosiles en nuestras tierras: brazo de toxodón atacado por termitas milenarias

Nuevo hallazgo en el Paraná: una antigua moneda rosista

Hallan navío de la Batalla de Obligado sumergido en el Río Paraná

Hallazgo de una milenaria cornamenta de ciervo

Nuevas evidencias de acciones bélicas despues de la Batalla de Obligado

tirofederal tirofederal
losrobles losrobles losrobles
hoteleser hoteleser hoteleser hoteleser hoteleser
mariana mariana mariana
donna donna
 
www.infoguiasanpedro.com® todos los derechos reservados ©2005 - 2012
san pedro · buenos aires · argentina