cielo algo nublado | 8°C | 81%
sábado 4 de diciembre de 2021
[i]  usuarios conectados
cwsp cwsp
notisp notisp
 Usuario anónimo » identificarse 

Historia de la Mecanización del Cultivo de Batata en San Pedro

   
1ra Parte

Por Pablo Rodolfo Bianchini

 

Introducción

El cultivo de batata en el área de San Pedro se realiza desde hace mas de cien años y se cultivaba para autoconsumo del productor y su familia.

Por las características de ser una especie que no se reproduce comercialmente por semilla botánica ó verdadera, la única forma de hacerlo de que dispone el agricultor es la agámica o vegetativa, con plantines obtenidos de la batata madre o “semilla” (raíz reservante) colocada en almácigos para lograr su brotación y así obtener los plantines, los que para  transplantarlos  en el campo, demandaba para aquellos años, de una tarea muy pesada e ingrata ya que el plantador debía ir agachado para realizarla, lo que le ocasionaba  mucho dolor de cintura que no todas las personas lo toleraban. Requería de mas de 10 jornales/hombres para plantar una hectárea.

Implantado el cultivo sobre caballones formados con aporcadores de mancera, fácilmente se comprenderá que las líneas de plantación resultaban totalmente irregulares en cuanto a la separación entre ellos.

Esto no permitía luego realizar un buen laboreo con el escardillo también de manceras, por lo tanto quedaba en la línea de plantación una banda sin roturar de entre 15/20 cm. la que había que carpirla con azada manualmente varias veces, ya que por ser la batata una especie de bajo porte, no puede defenderse de la competencia por luz y agua que le hacen las malezas hasta que el cultivo llegue a cubrir bien el suelo.

Con el  pasar de los años, se comenzó a comercializar con buen éxito en el mercado de Buenos Aires donde llegaba transportada por ferrocarril.

Ello hizo que el número de cultivadores y la superficie plantada fueran creciendo.

Por aquellos años, San Pedro era la única zona en el país que producía y enviaba batata al mercado, comenzando a principio de febrero en que lo hacía directamente desde el campo hasta diciembre en que normalmente se terminaba la producción que había sido almacenada en pilas durante los meses marzo-abril.

Así el área cultivada fue creciendo paralelamente a lo que también ocurría con el consumo en la ciudad de Buenos Aires, pero cada vez resultaba más difícil poder satisfacer esa demanda hasta que antes del año 1930 y gracias a la inventiva de un joven que aún no había cumplido los 20 años, ideó y fabricó la primera transplantadora de batata.

Esta máquina a la vez que facilitó una de las tareas más ingratas, dio ideas para que otras personas la fueran mejorando a través de los años, en cuanto a eficiencia y rapidez de trasplante.

Junto a ellos otros crearon herramientas para el desmalezado del cultivo. También para facilitar otras tareas que se describen y se acompañan fotos de cada una de ellas.

Se adjunta certificado de Patente de Invención y de descripción y dibujo de la máquina inventada por Proferio Cisi.


1. LA TRANSPLANTADORA DE BATATA

1a. Transplantadota CISI

Esta herramienta vino a reemplazar, en el transplante de batatas especialmente, a la azada; con ello alivió totalmente dicha tarea. Debido en gran parte a este invento, el cultivo mencionado se ha expandido enormemente en el partido de San Pedro  y sus alrededores, trasformándose en el principal centro productor del país en ese momento.

Esta expansión del cultivo trajo aparejada la instalación de importantes industrias elaboradoras de dulce con el pasar del tiempo.

Proferio Celestino Cisi (1 y 10), fue el inventor de la máquina. La idea de crear esa máquina nació porque en la chacra plantaban 10 hectáreas de batata por año, todas transplantadas a azada, que los dejaba sumamente cansados al final del día. Fue así que tantas veces se preguntaba sin no se podría hacer una máquina transplantadora de batata y él mismo, se dedicó a trabajar ininterrumpidamente  en su construcción. Primeramente hizo una maqueta con alambres y ruedas de carreteles de hilo; la probaba en  el patio plantando fósforos. Durante cuatro años estuvo perfeccionándola.

La máquina plantaba en plano. De esta forma tenía inconvenientes para la cosecha de la producción, pues las raíces se formaban muy profundas dificultando el arrancado con el arado. También a causa de las lluvias las batatas se pudrían mucho.

Posteriormente la fue modificando para plantar en caballones pero las ruedas apretadoras colocadas en la parte posterior de la máquina lo desarmaban totalmente, quedando el cultivo nuevamente casi en plano con los problemas ya apuntados.

Después probó torciendo el eje de las ruedas apretadoras de modo que ambas trabajaran inclinadas, acercándose al pisar. Tampoco resultaron por que seguían desmoronando el caballón.

Sin embargo la tenacidad de aquel hombre muy joven, de menos de 20 años y muy laborioso, no se dio por vencido hasta que se le ocurrió hacer un par de ruedas que se adaptaran a la forma del caballón, es decir cónicas y anchas de modo que al pisar sobre éste no lo desmoronara, sino que en conjunto lo apretara hacia abajo.

Los detalles sobresalientes de la máquina desarrollada por Cisi son: de arrastre, para un surco  por vez, tirada por dos caballos, de cuatro ruedas, dos de una altura de 0,80 m, separadas entre sí a 0,80 m que pisaban en el surco a ambos lados del caballón y dos delanteras más pequeñas, generalmente de hierro o también de rollizos de madera con buje y llanta metálica de una altura de 0,40 m Sobre el eje de éstas ruedas delanteras apoyaba  un avantren que facilitaba el giro de la herramienta en las cabeceras.

Al centro del eje trasero iba acoplado un azadón de 0,60m de largo por un alto de 0,10 m en la parte de avance y 0,20 m en la posterior.  En esta parte se bifurcaba y hacía que al deslizase sobre la cresta del caballón formaba una hendidura a una profundidad variable de 0,10-0,15 m en la que el plantador iba colocando los plantines de batata, los que enseguida de soltados por mano del hombre, mediante dos discos arrimadores de 0,30 m de diámetro y debido a la disposición de los mismos, arrimaban a la planta ya colocada y a ambos lados, una pequeña cantidad de tierra, la misma que había separado el azadón.

Luego dos ruedas de madera de forma troncocónicas de un alto de 0,25 m por un ancho de 0,15 m de radio en el extremo inferior y 0,35 m en el otro, recubiertos por caucho, (cámaras usadas de camión) colocadas en la parte posterior de la  máquina,  unidas   a ésta por un sistema tipo bisagra, sólo sujeta en el tiro pero con libertad de movimiento abajo-arriba, que ayudado por el peso de la persona que hacía el trasplante, apretaban el suelo (caballón) a ambos lados del platín.

Sobre los dos ejes se apoyaba un bastidor y sobre éste un entablado o piso en el que depositaban los plantines que en forma de manojos iban siendo alcanzados al plantador, quien tenía además la misión de conducir a los caballos que traccionaban a la trasplantadora.

Proferio Celestino Cisi (10) comenzó a fabricar la primera máquina trasplantadora, los años 1929/1930.  Sacó la patente y vendió unas pocas. Lo notable fue que por ser menor de edad y además tener que cumplir con el Servicio Militar  obligatorio en la Marina, delegó la gestión del patentamiento  a un hermano mayor, de nombre Ulderico M.F. Se adjunta fotocopia del Certificado que le otorgó el “Comisario de Patentes de Invención y Marcas de Fabrica, de Comercio y de Agricultura “  y también la descripción y dibujo de la transplantadora. Cuando regresó, construyó varias máquinas muy bien hechas que no tuvieron la salida deseada. Esto sucedia por dos motivos: los productores creían que era imposible transplantar batata con una máquina y que nos les iba a producir, además en aquella época, hablar de $ 150.- o $ 160.- que eran lo que costaba la máquina resultaba muchísimo dinero, ya que la bolsa de batata valía 40 centavos. Entonces pensó que ese era un negocio para un establecimiento industrial grande, que pudiera hacerla a menor costo; que en una herrería con pocos elementos. Fue así que le resto importancia a la fabricación, quizás desalentado por la falta de mercado donde colocarlas. En una ocasión vinieron representantes de una fabrica para comprar el invento, ofrecieron $ 14.000.- pero el padre no quiso que la vendiera a pesar de que en esa época dicha cantidad representaba mucho dinero. El tiempo  pasó y la patente válida por 10 años, caducó, sin ser renovada nunca más.

De todos modos construyo aproximadamente 200 máquinas. Cuando salieron por primera vez a la venta los productores no la veían muy bien, pero los que se disgustaron mas fueron los obreros que vivían de transplantar batata, se ahorraba mucha mano de obra, pero el tiempo les demostró que estaban equivocados, pues con la mecanización de la operación de transplante se plantó mucho más, necesitándose mas brazos para la recolección y posterior embolsado además de las fabricas para la industrialización del producto que fueron apareciendo(10).

Por la foto de la máquina puede apreciarse el ingenio de aquel joven para idearla sin haber tenido nunca posibilidad de ver algo similar de donde podría haber sacado alguna idea; sin embargo su máquina las dio a otras personas que trabajaron sobre ella mejorándola.

Foto 1: Proferio C. Cisi

 

Foto 2: Placa de fabricación

FOTO 3: Trasplantadora de batata inventada por P.C. Cisi.

1. b.  Trasplantadora  BLAS.

Una vez que Cisi fabricó la primera máquina trasplantadora de batata y se decidió a producirla,  muchos fueron los agricultores que la adquirieron; otros en cambio, la hicieron copiándola tal cual o introduciéndole modificaciones. Especialmente éstos últimos que lo hicieron en parte para eludir la protección que le brindaba a la máquina su patentamiento, en otros casos para mejorarla en su funcionamiento (2 y 4).

El señor Pedro Blas, carpintero de oficio y con buenos conocimientos de herrería, introdujo modificaciones a la trasplantadora original, principalmente en lo que se refiere al sistema de apretado del plantín; esto no se hace mediante los conos colocados   en la parte posterior de la máquina sino que van en el centro de la misma y el apretado del plantín no se hace con los conos pisando para abajo sino apretando el caballón hacia el centro. Con esta modificación se lograron corregir dos aspectos importantes de la primera trasplantadora; que el caballón quede más alto y armado luego del trasplante y también que los rolos no pisen a los plantines cuando estos son demasiado largos y luego de soltados por el trasplantador (2).

Otra de las ventajas que esta máquina presenta es la de resultar mucho más simple, de ruedas bajas; puede ser fabricada por el propio agricultor con sólo ver  una o tener un buen diseño.

Los señores Ramón Morales y Victor Bufañe también fabricaron muchas máquinas con materiales similares a los de Blas, mientras que Don Anselmo Debock con oficio de herrero las construía totalmente de hierro y también de madera.

Las tres personas, Blas, Morales y Debock fueron los constructores de la mayoría de las trasplantadoras de batata de la zona de San Pedro y su área de influencia, inclusive de la Región de Córdoba durante los primeros años de difusión de éstas máquinas  en esa región (11).

FOTO 4: Transplantadora Blas de dos surcos.

 1. c.  Trasplantadora   DEBOCK

Don Anselmo Debock, de reconocida capacidad inventiva, herrero de profesión, creador de muchas máquinas y herramientas para uso rural, hizo una trasplantadora en el año

1968 que tuvo como fundamento principal lo que puede decirse, es la suma en el aspecto del apretado del plantín con el suelo, de las dos trasplantadoras descriptas anteriormente, ya que tiene un par de rolos que aprietan en el centro del caballón y otro par de ruedas que pisan hacia abajo, colocadas en la parte posterior de la máquina. Este sistema hace un mejor apretado del plantín con el suelo y esto es importante en la zona de San Pedro por que no se hace riego al momento ni después de plantar, ya que al cultivo se lo conduce en secano durante todo el ciclo  (2).

FOTO 5: Trasplantadora Debock para cuatro surcos

La trasplantadora Debock es una máquina cuya fabricación no está al alcance de ser realizada por un agricultor o un herrero rural que cuente con pocos o rudimentarios elementos de trabajo; puede hacerse en buenas herrerías que tengan soldadura eléctrica  o en talleres metalúrgicos(9 y 11).

Es fabricada de arrastre y para levante hidráulico, de dos y cuatro surcos; su principal apoyo son dos ruedas engomadas del tipo 600 x 16. El segundo punto de apoyo lo dan los rolos centrales, ya que las dos ruedas apretadoras del extremo posterior, al igual que en la tipo Cisi,   enganchadas al chasis y en forma de bisagra, les permite subir  o bajar, según desperfectos del terreno al que van dibujando.

El peso del plantador es tenido en cuenta en el apretado  y tiene un sistema que le permite regular la intensidad del pisado a voluntad del agricultor(11).

Esta máquina actualmente es fabricada por la firma Borges  en Rosario en versiones de 2 y 4 surcos, de arrastre y/o levante hidráulico.

En la foto puede apreciarse la terminación y calidad de esta máquina.

2.  LA ROLERA

Herramienta desarrolladas para hacer el control de malezas en el cultivo de batata luego de unos 10 días de haber sido trasplantada, hasta 30/35 días después de haber realizado esa tarea, según desarrollo de la planta y previo a que esta emita guías.

FOTO  6: Rolera de cuatro surcos

Muchos son los que se atribuyen haber sido los inventores de esta herramienta, pero por averiguaciones realizadas a antiguos agricultores se concluyó que Raúl Pantiga,  agricultor de la zona de la Buena Moza tuvo la idea de construir una herramienta dedicada exclusivamente al control de malezas (9 y 12).

Fue así como ideó y construyó un prototipo con rolos fabricados por Borges. Estos eran de hierro con  púas y/o aletas de forma troncocónicos para reemplazar a los apretadores originales de madera que venían en la trasplantadora tipo Blas.

El "prototipo" construido por Pantiga, le fue pedido por el Señor Rubens Borges para que en  una industria de la ciudad de Rosario con su consentimiento, luego de introducirle algunas mejoras, especialmente de presentación, comenzó a producirla en serie, entregándole en reconocimiento y como única recompensa una herramienta nueva, cumpliendo así la empresa con la promesa hecha al inventor de la desmalezadora del cultivo de batata.

En la época en que se inventó la rolera, los agricultores no conocían a la rastra rotativa que trabaja en plano, usada en cultivos de maíz, y soja especialmente donde cumple dos funciones principales: aflojar el suelo y destruir malezas (9).

La rolera cumple una función  similar pero el trabajo que realiza  sobre los lados del caballón, en una posición inclinada, es bastante más efectivo que la rastra rotativa, realizando un mayor aflojamiento del suelo y un mejor control de malezas.

Quizás el nombre de rolera sea el más acertado puesto que su parte principal son rolos de forma troncocónico de hierro que realizan la labor mencionada.

Actualmente son herramientas para  cuatro surcos,  de arrastre; ó de levante hidráulico de tres puntos.

3. LA DISQUERA

Desmalezadora de arrastre o para tractor con levante hidráulico de tres puntos para cuatro surcos, montada en una barra portaherramientas apoyada sobre dos ruedas engomadas que portan ocho rolos y otros tantos cuerpos  o paquetes de discos. 

La misión principal de los disquitos es levantar nuevamente la tierra para dejar formado el caballón luego de la pasada de la rolera, aunque colabora también en el control de las malezas, anuales y perennes (3).

Se comenzó a fabricar en Córdoba hace unos 20 años una herramienta de arrastre (tipo rastrín) para caballones con una separación de un metro para dos surcos. Enseguida aquí en San Pedro se construyó una herramienta para cuatro surcos con una separación de entre 0.80 y 0.90 m.  entre ellos.

Esta herramienta ha sido muy bien recibida por los agricultores batateros, los que en general piensan que es un complemento excelente de la rolera la que rompe la costra del suelo, remueve el lomo del caballón, lo baja y le destruye las malezas.

FOTO 7: Disquera  para cuatro surcos

La rolera se pasa preferentemente por la mañana para que las malezas sean  destruidas por el sol del mediodía, luego por la tarde se pasa la disquera, la que al formar de nuevo el caballón, tapa a alguna maleza que pudo escapar de la rolera, especialmente las perennes.

La disquera tiene una capacidad de trabajo de aproximadamente la mitad de superficie que la rolera para el mismo lapso de tiempo (15 y 16).

4. FORMADORES DE CABALLONES

APORCADOR DE VERTEDERAS

 La batata es un cultivo que se hace en líneas trasplantadas en caballones.

El manejo del cultivo se hace así por dos causas principales:

a) Para facilitar su arrancado ya que al formarse sus raíces a una regular profundidad en el suelo, dificultarían su dado vuelta al realizar la cosecha si se plantara en plano.

b)  Para protegerlo de la pudrición que le causarían las grandes precipitaciones en el momento en que ya están formadas las raíces.

En la zona  los caballones se hacen con aporcadores de 3, 5 y 7 surcos por pasada, pudiendo ser de arrastre o de levante hidráulico para tractores de tres puntos.  Las vertederas van colocadas sobre una barra porta herramienta (3).

 

FOTO 8: Aporcador de vertederas.

Se forman en una o dos pasadas. Los aporcadores de vertederos fueron primeramente utilizadas para aporcar maíz,  que se usaban a distancias de 0.70 m. entre surcos.  Para  la batata se les separan los cuerpos a 0.80 m.  Actualmente se les esta llevando en muchos casos a 0.90 m.

Cuando mayor sea la separación entre cuerpos, es necesario agrandar el tamaño de las vertederas para que cierren bien el lomo del caballón.

Pablo Rodolfo Bianchini
Asesor Técnico Cultivo de Batatas
email: pablorodolfobianchini@yahoo.com.ar

Copyright 2004 Pablo Rodolfo Bianchini
Prohibida su reproducción total o parcial sin la expresa autorización escrita del autor.

Microsoft JET Database Engine error '80004005'

'C:\Inetpub\wwwroot\infoguiasanpedro.com\public_html\articulos\articulos.mdb' is not a valid path. Make sure that the path name is spelled correctly and that you are connected to the server on which the file resides.

/inc/herramientas_es.asp, line 181