cielo algo nublado | 8°C | 81%
jueves 22 de noviembre de 2018
[i]  usuarios conectados
cwsp cwsp
notisp notisp
 Usuario anónimo » identificarse 
Untitled Document

Cavernas de Vuelta de Obligado

El uso de las cavernas de las barrancas del Río Paraná, Vuelta de
Obligado San Pedro, como aulas de ecología y conservación por la Sociedad Argentina de Espeleología.

Enrique F. Lipps

KARST, Organización Argentina de Investigaciones Espeleológicas.
Adheridos a la Sociedad Argentina de Espeleología.

Las cavernas de Vuelta de Obligado por su cercanía con la ciudad de Buenos Aires y por la biodiversidad que presentan nos permiten utilizarlas como aulas de los ambientes cavernícolas y poder exponer las estrategias para su conservación. Estas características también nos facilitan llevar a especialistas que de paso por Buenos Aires desean ver cavernas, en este caso en un ambiente representativo de la provincia de Buenos Aires.

Ya hemos tenido la oportunidad de visitarlas con el Dr. Abel Pérez González, bioespeleologo cubano, y el Dr. José Palacios Vargas, bioespeleologo y acarólogo mexicano.

Se accede a ellas desde San Pedro, ciudad a 179 Km de Buenos Aires, y por un camino asfaltado que con un recorrido de 22 Km termina en Vuelta de Obligado. Las cavernas se hallan al pie de las barrancas del Río Paraná y si bien se inundan solo con las crecientes excepcionales su acceso está asegurado, aunque dificultoso, aún en las crecientes normales.

Se encuentran en un paisaje entre el bosque tipo chaqueño, donde se destacan talares relictos como vestigios de la presión antrópica (agricultura, leña) y el valle fluvial del Río Paraná.

La más extensa es la “Cueva de la Salamanca” con 50 mts de desarrollo horizontal que solo tiene delicadas formaciones erosivas. Una descripción detallada y muy interesante hipótesis de formación y desaparición de estas cavernas está dada por Voglino en su trabajo sobre la “Geología Superficial y Paleontología de las barrancas del Río Paraná”. A propósito del ciclo de vida de estas cavernas tuvimos la oportunidad de ver en la década pasada como por derrumbes sucesivos y en forma natural desapareció la “Cueva de los Murciélagos”.

En las restantes cuevas pocas zonas dentro de ellas son completamente afóticas y en todas ellas sus accesos permiten la entrada copiosa de materia orgánica e individuos que buscan refugio que a su vez originan guano que es otra forma de generar mas aporte de energía al ecosistema cavernícola, Ej. las colonias de murciélagos.

Las cavernas además de servirnos como “laboratorios de campo” para explicar la toma de datos ecológicos nos sirven de aulas de ecología ya que se pueden mostrar y “sentir” los factores abióticos: geológicos (Sustratos, formaciones) y climáticos (Oscuridad, humedad, temperatura, movimientos de aire) de los ecosistemas subterráneos.

Los organismos que colonizarán desde la zona de entrada (Iluminada) a la zona de penumbra y hasta la zona de oscuridad nos permiten explicar las cadenas y redes tróficas donde la base de la pirámide de la red (detritos, guano más los hongos y bacterias), por su bajo contenido energético relativo, será muy grande para poder soportar y mantener los escalones superiores de consumidores (detritívoros, guanobios y predadores).

Una descripción parcial de la biodiversidad, que está aumentando con cada visita, se puede hallar en la bibliografía.

La inclusión de los organismos en los listados no se hace sobre la base de la clasificación relativa de su adaptación al medio cavernícola sino por su ocurrencia en el mismo y cuya frecuencia de hallazgo demuestra cierto grado de afinidad o alguna asociatividad con este ambiente. Por ejemplo las lechuzas (Tyto alba) que acumulan en el piso de estas cavernas sus regurgitados (egragropilas) han proporcionado gran cantidad de información sobre ratones y murciélagos y se han transformado en la fuente principal para la investigación de la distribución de los micromamíferos de la región y que incluso permitió detectar un incremento en la captura de aves pequeñas (ornitofagia) según Voglino (2000).

Los murciélagos, emblemáticos habitantes de las cavernas, las utilizan como refugio y hábitat. Se hallan especies de vespertiliónidos y molosos que dan origen al guano interno.

La artropodofauna está ampliamente representada con arañas, opiliones, pseudoescorpiones, diplópodos e insectos (Lipps et al, 1997). Voglino (2000) halló una posible nueva especie de grillo (Endecous sp) lo que aumenta la red trófica presente en las cavernas.

Buscar las interrelaciones de los organismos entre sí y con el ambiente cavernícola nos dan ejemplos que servirán para actividades de Educación Ambiental ya que servirán para mostrar causas y efectos que se producen naturalmente o por la actividad antrópica (turística o vandálica) y que con los residuos y la contaminación que esta genera provocan un deterioro ambiental que no solo afecta lo estético, desde el punto de vista turístico o recreativo que se podría aprovechar, sino que también afecta a la biodiversidad que busca refugio y vive en estos frágiles ecosistemas. Por ello es de destacar las tareas de difusión que para su conservación de estas zonas, ya relictas, llevan a cabo la Asociación Ornitológica del Plata, la Fundación Félix de Azara con sus grupos “especies en peligro y áreas protegidas”, el Museo de Ciencias Naturales Rvdo. P. A. Scasso (San Nicolás) y los grupos locales que estudian constantemente la flora y fauna regional. A todos ellos la Sociedad Argentina de Espeleología les agradece su labor y la posibilidad de trabajar mancomunadamente.

BIBLIOGRAFÍA

Bodrati A., Bodrati G. y Fernández H. (1996). Sobre la importancia de la conservación de un refugio histórico y natural en las barrancas de Vuelta de Obligado, San Pedro Pcia. de Buenos Aires. Asoc. Ornitológica del Plata, Informe inédito, Buenos Aires.

Giacosa B., Herrera R., Liotta J., Maugeri G., Sierra E., Torres Robles S., Voglino D. y
Wagner M. (2003). Diagnostico del estado ambiental del nordeste de la provincia de Buenos Aires y propuestas para su conservación. Actas 1º Congreso Nacional Áreas Naturales Protegidas, Huerta Grande Córdoba.

González J. (1984). Cuevas de Obligado. Aire y Sol Nº 10, Buenos Aires.

Juberthie C., Trajano E. y Lipps E. (1994). Argentina. Capítulo en: Encyc lopaedia Biospeologica , Juberthie C. y Decu V. Editores, Tome 1, Moulis Francia.

Lipps, E. (1995). Sinopsis de la fauna subterránea de la República Argentina.
Memoires de Biospeologie, Tome XXII, Moulis Francia.

Lipps E., Austin P. y Pérez González A. (1997). Observaciones biológicas en la “Cueva de los Murciélagos”, Vuelta de Obligado, Pcia. de Buenos Aires Rep. Argentina.
Acta 3º Congreso Espeleológico de América Latina y el Caribe, Malarüe.

Voglino D. (2000). Geología Superficial y Paleontología de las barrancas del Río Paraná.
Edición propia, La Plata Buenos Aires. 97 pg.

Voglino D., Montenegro M., Herrera R. y Maugeri G. (2000). Los bosques nativos del Espinal y Bajíos Ribereños del Partido de Ramallo (Pcia. de Buenos Aires). Edición propia, La Plata Buenos Aires. 79 pg.

Voglino D. y Lipps E. (2001). Cavernas en las barrancas del Río Paraná. Un recurso con posibilidades turísticas. Actas 1º Jornadas Nacionales sobre Reservas Naturales Urbanas, Cdad. de Buenos Aires.

Voglino D. y Lipps E. (2003). Las cavernas naturales del Río Paraná (Bs. As. Argentina) Actas 1º Congreso Nacional Áreas Naturales Protegidas, Huerta Grande Córdoba.

 

tirofederal tirofederal
losrobles losrobles losrobles
hoteleser hoteleser hoteleser hoteleser hoteleser
mariana mariana mariana
donna donna
 
www.infoguiasanpedro.com® todos los derechos reservados ©2005 - 2012
san pedro · buenos aires · argentina